Huila, en alerta por fenómeno de La Niña.

La posible llegada de hongos o enfermedades y ocurrencia de remociones en masa encendieron las alarmas en las fincas de los campesinos.  El sector cafetero sería el más afectado, pero también cultivos frutales, advirtió la Secretaría de Agricultura del Huila.

Ante la creciente amenaza por la llegada del fenómeno climático de La Niña, campesinos de las distintas actividades agropecuarias del Huila han emprendido medidas para que el aumento de las lluvias no les cause estragos.

Son 14 municipios que están en plena cosecha cafetera, en el centro y sur, al igual que las fincas del norte del departamento, ricas en cultivos frutales, que deben acelerar sus procesos de recolección para evitar la propagación de enfermedades o pérdidas.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam) estima que, según investigaciones, el fenómeno climático irá hasta febrero del 2021 y traerá consigo lluvias por encima del promedio histórico.

“Puede hacer que pulule el Fusarium, un hongo que afecta el lulo, granadilla, maracuyá, entre otros, porque el aumento de las lluvias hace que algunos agentes, como este, puedan proliferarse con más facilidad”, explicó el secretario de Agricultura del Huila, Dilberto Trujillo.

Adicionalmente, las lluvias llegan justo cuando se está dando el pico de la cosecha cafetera, en octubre y noviembre. Las afectaciones serían que no se pueda recolectar el fruto, se desprenda antes de tiempo, como también deslizamientos de tierra, pues el café es un cultivo fundamentalmente de ladera.

Otros cultivos de ladera como el frijol también podrían verse afectados, o en el peor de los casos arrasados completamente si se da una remoción en masa, debido a los fuertes aguaceros, como ya ha venido sucediendo aún y sin el fenómeno.

Para el sector ganadero es importante la limpieza de los corrales de resguardo, evitando que se formen charcos con la entrada de lluvias y convertirse en fuente de infecciones y microorganismos. También es necesario adecuar infraestructuras de techos en los corrales para proteger a los animales de las lluvias. Es el sector agropecuario el más perjudicado con este tipo de eventos climáticos.

En ese sentido, la Secretaría de Agricultura  ha insistido con que, en el caso del café, “traten de recolectarlo lo más rápidamente posible, fruto maduro que tengan, fruto que van recolectando; que tengan cuidado con los deslizamientos y los que viven cerca a afluentes que estén atentos a las alertas tempranas que se puedan dar por aumento de los cauces naturales”, sostuvo Trujillo.

También señaló que “se viene un fenómeno bastante fuerte, lo que estamos tratando de hacer es disminuir las afectaciones y preparándonos para todo, haya o no”.

Llamado para cafeteros

La Federación Nacional de Cafeteros (FNC) recordó que el evento climático se traducirá en más nubosidad, menor brillo solar, menor temperatura media y en general menos energía disponible para los cafetales.

“A partir de octubre estará ya instalado un fenómeno de La Niña que traerá consigo más humedad, lo que a su vez favorece el crecimiento de la roya en los lotes sembrados con variedades susceptibles”, expuso Hernando Duque, Gerente Técnico de la FNC.

A renglón seguido también anotó que, por fortuna, más del 83% del área en Colombia está sembrada con variedades resistentes a la roya (que es favorecida por la mayor humedad que trae consigo La Niña), de modo que la inmensa mayoría de la caficultura estaría blindada ante la enfermedad.

El llamado a los pequeños productores es a estar atentos y hacer uso de mecanismos de protección como el seguro agropecuario

 TOMADO DEL DIARIO LA NACION

  • https://radios.pycserver.com/proxy/tarquist9/stream
  • Tarqui Stereo 95.8